Lo de la multitarea y las notificaciones

Lo de la multitarea y las notificaciones

Soy muy de leer artículos y blogs sobre productividad personal y mejoras en la forma de trabajar. Todos, sin excepción, identifican dos grandes enemigos de la productividad: la multitarea y, muy asociada a ella, las notificaciones.

El cerebro humano no está diseñado para hacer varias tareas a la vez, que no es lo mismo que hacer varias cosas a la vez. Cuando estás escribiendo un artículo, punteando un banco o barriendo la casa, el cerebro debe hacer muchas cosas que requieren atención. Vigilar que no se quede ningún rincón sin barrer, comprobar si esa mancha requiere barrer de nuevo o tirar de fregona, controlar que no se levante mucho polvo…

Cuando escribes debes llevar el hilo de lo que escribes. Qué has contado, cómo, donde quieres llegar, si estás divagando, si te estás expresando bien… todas esas “misiones secundarias” son más que suficientes para que encima no lo pongas a pensar en cómo quieres redecorar el estudio, si te interesa más comprarte la ropa ahora o esperar un par de semanas a las rebajas y cosas así. Esa es la multitarea.

Multitarea

Comentaba Mestizaa en una de sus últimos podcast en Patreon que ella no es capaz de hacer varias cosas a la vez. Ella, cuando está en una sesión de fotos con una clienta, tiene ya demasiadas cosas en la cabeza. Socializar con la clienta para que se sienta bien, darle juego al perro para que esté cómodo, buscar la luz perfecta, el encuadre, pensar poses, elegir el momento… Es un trabajo que requiere toda la atención y sentía que no le daba para, como hacen otros creadores de contenido, ir grabando making of, colocando otras cámaras para grabarlo, comentar lo que hace…. Multitarea. El mal de nuestra época.

Y me sumo a su “incapacidad”. Yo no puedo hacer dos cosas a la vez tampoco. Puedo tener 20 cosas en la cabeza sobre diferentes temas, pero cada una en su espacio y que acudirán a medida que sean necesarias. Como lleva años diciendo un compañero de trabajo: una cosa después de la otra. Nuestro afán de estar en varias cosas a la vez, como el ejemplo que ponía Maider, muchas veces impuesto desde fuera, no nos deja ni hacer bien el trabajo principal y ni siquiera disfrutarlo, cuando muchas veces ciertos trabajos deberían suponer un disfrute.

Una cosa después de la otra, di no a la multitarea, debería ser un slogan que deberíamos tener todos grabado a fuego en nuestro cerebro.

Notificaciones

Y el gran aliado de la multitarea son, sin ninguna duda, las notificaciones. Ese disco del correo electrónico que se enciende indicando que tiene un nuevo mail, ese pitido del guasap, esa vibración del móvil (¿Cuánta gente conoces que lo tiene en silencio pero atiende cada zumbido de vibración como si hubiera sonado la marcha Radetzky en todo su esplendor?)… Y lo mismo es el Candy Crash recordándote que ya tienes gemas disponibles y puedes continuar tu partida, porque somos muy poco selectivos con las notificaciones.

No voy yo a darte un curso sobre como gestionar las notificaciones tu móvil, que si lo quieres déjamelo en los comentarios y te lo preparo, pero si hay varias cosas básicas que debemos tener en cuenta y que bien llevadas nos van a tranquilizar mucho la vida digital. Porque las notificaciones son buenas, pero en exceso son el mal personalizado. Te dejo algunos consejos. Los oriento al iPhone que es donde mas controlo

  • Toda aplicación que te vaya a mandar notificaciones te va a pedir permiso cuando se instala. Para 10 segundos antes de dar aceptar y piensa si necesitas que el Sonic Adventures te notifique cada vez que lo considere oportuno.
  • Si ya tienes 500 aplicaciones instaladas que te mandan avisos, cuando recibas uno inútil ve a los ajustes del sistema, al apartado de notificaciones y dile que no tiene permiso para enviarlas.
  • Quítale las notificaciones a todos los programas de mensajería. Guasap, Télegram, Discord, Messenger…. Ponlas en silencio y dedica unos minutos a activarlas exclusivamente a las personas o grupos que consideres necesario estar informado de lo que dicen cuando lo dicen.
  • Aplica esto al correo. Casi todos tienen listas de usuarios importantes. Ponla al día con lo que te interese y el resto ya lo leerás.
  • Sigo con el correo: Bórrate de todos esos boletines absurdos a los que un día tuviste que suscribirte por narices para poder bajar ese meme que tanta gracia te hacia o para probar ese programa. Todos esos correos tiene la opción de darte de baja, normalmente abajo escondida. Verás como entrar al correo y no tener toda esa basura te da paz mental.
  • ¿Redes sociales? Ni una notificación. Nada. Cero. Tu tienes que tener control sobre ellas. Tú debes decidir cuando tienes tiempo para perder viendo unos tiktoks, reels, vídeos o lo que sea. Que no te llamen, mantén el control sobre ellos tú, no ellos sobre ti.
  • Utiliza los modos de concentración. O como se llamen en tu dispositivo. Windows, Android, MacOS… todos tienen algún sistema que te permite cortar todas las notificaciones, TO-DAS, durante unos minutos. Estoy convencido de que si necesitas sacar adelante un trabajo importante, todo podrá esperar unos minutos, o un par de horas, a que lo termines. Activa ese modo no molestar sin piedad. Ese trabajo se acabará antes y, probablemente, mucho mejor.

Ea, me he quedado a gusto.

No soy capaz de hacer dos cosas a la vez

Así comenzaba el podcast de Maider que da pie a esto. Intenta seguir estos consejos, yo lo intento cada día aunque, te soy sincero, no con toda la firmeza que debería. No debemos hacer dos cosas a la vez. Una y bien, poniendo todo nuestro empeño y conocimientos en esa cosa. No ser capaz de no hacer dos cosas a la vez no deberíamos considerarlo un problema, sino toda una ventaja. Ahí lo dejo.

¿Y tú, como llevas la multitarea? ¿Y las notificaciones? Te leo en los comentarios.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.